En estos archivos se menciona que la televisora qatarí Al Jazeera, “deberá pagar un monto de 100 millones de dólares adicionales al monto pagado por los derechos de televisación del Mundial 2022, si Qatar se hacía con la sede de la Copa del Mundo”.

En la publicación de The Sunday Times, se revela que el Estado de Qatar realizó un pago de 880 millones de dólares (780 millones de euros) a la FIFA para asegurarse albergar el Mundial de 2022 y de acuerdo con esta información, Qatar habría realizado un pago al órgano rector del ​fútbol mundial, por un monto de 400 millones de dólares, 21 días antes de la elección de la sede en diciembre de 2010.

Los otros 480 millones de dólares se habrían pagado a la FIFA, tres años después, en 2013, poco antes de que la propia FIFA concluyera el proceso de investigación por corrupción en la elección de la sede de 2022. De momento, el contrato de soborno está siendo investigado por la policía suiza.